Writer’s block

Una tarde de verano. La tierra da vueltas alrededor del sol sin ningún obstáculo en su camino. Los edificios pintan bonitas sombras, los carros son demasiados en las calles, los resignados se sienten desamparados y el conformismo es demasiado fácil. El paradero de Snowden es incierto. Los hijos crecen, los árboles caen, las palomas son dueñas de la ciudad, las ventanas son en realidad puertas a los sueños, mi madre corta retazos de tela para hacer unos búhos, la comida del restaurante coreano vegetariano en la 6 de Diciembre y perpendicular es muy rico, y yo renuncié a un muy buen puesto, con buen sueldo y estabilidad, por seguir mi necio capricho de seguir escribiendo. Necio y ridículo. ¿He seguido cultivándome para ser buena escritora? No. ¿Le he puesto todo mi empeño? No. ¿Qué estoy haciendo entonces? Ni &$#÷/ idea.

La tele está prendida. Los periodistas han cometido más de tres errores en la formulación de sus frases en menos de cinco minutos. Me comí unos Pringles y me arrepentí porque estaban feos. El mundo es un caos y parece que terminaremos por autoconsumirnos. Suena la máquina de coser, la mesa tiembla levemente, intento hallar las palabras entre los recónditos espacios de mi cerebro y examino mis sueños, ilusiones, miedos y pánicos. Arañas. La verdad es que tengo pánico a las arañas. Y al fracaso, y a las equivocaciones. ¿Quién no? Bueno, seguro hay alguien que no le tiene miedo. Malditos bastardos.

Optimismo. Cuando tomé mi decisión todo se puso color de rosa. Unos días después y tras haber entregado mi carta de renuncia… me encuentro nadando de un mar de pánico y confusión.

Necesito una cerveza. Es lo único que puedo decir después de haber renunciado a un buen trabajo y buen sueldo para volver a mi eterno estado de confusión. Eso y que dejé mi trabajo para ponerme a escribir y de repente, ¡Oh, sorpresa! ¡No puedo escribir! Jajajaja. Siento a una Alanis subliminal cantándome Ironic desde el ciberespacio de mi mente, donde lo único que hay en este momento es canguil saltando por todas parte.

20130625-000947.jpg