La niña pájaro

“¿Dónde estará lo que persigo ciega?
-Jardines encantados, mundos de oro-
Todo lo que me cerca es incoloro,
Hay otra vida. Allí ¿Cómo se llega?”
 
La Dulce Visión, Alfonsina Storni

Sobre una plataforma desolada
y dura como la rabia
vive una niña alada.

Sus patitas hundidas
en la brea hirviente
por la gravedad encadenadas.

Presa de su liviandad
Ciega de tanto pensar
Pasa los días revoloteando
Intentando volar.

Un cielo estrellado
Observa su cavilar
Pero a la hora de sentir
La niebla vuelve a entrar.

Palpita agitada
Exhala con esfuerzo
Sus alas le duelen
Desvanece el deseo.

Animalito alado
Con detonador en mano
Quiere vivir
Quiere explotar.

El gatillo atascado
Las alas oxidadas
Los ojos llorosos
Las palabras cortadas.

Observa callada
Grita en su interior
Quiere volar
Como todo a su alrededor.

Algo está mal
La ecuación no suma
El peso entorpece
Sus sueños se mudan.

El mundo gira
Y ella en su planicie
Intenta abrir las alas
Y sentir la brisa libre.

Vuela, niña pájaro
Siente, niña pájaro
No mueras en vida
No mueras en vano.

Sube tu frecuencia
Anhela, exalta, efervesce
Tu mente te entorpece.

Apóyate en la piedra firme
Enamórate del viento
El miedo sólo es un espectro.

Eres verbo y sustantivo
Lucha, pluma y risa
Todo lo que quieras
Todo lo que imaginas.

Vuela, niña pájaro
Intenta ser feliz
La cadena no existe
Tu temor es infantil.

Construye tu propio cuarto
Con flores, luz y miel
Eres lucha, pluma y risa
No te dejes caer.

Albrecht Dürer

Albrecht Dürer

Advertisements

Para Martina Amalia

(Cuando nació la hija de una de mis mejores amigas, decidí que quería expresarle, por medio de mi recién nacido amor por su hija, el amor que le tengo a ella. Pensé que una forma de hacerlo era decirle a esta bebita aquello que yo alguna vez quise decirles a mis sobrinas, pero no encontré las palabras ni el momento. Le regalé esté poema escrito con lágrimas de emoción – no sé porqué me puse a llorar cuando lo escribía –  a una personita que aún no tiene ninguna noción del mundo que la rodea, pero que algún día lo tendrá. Empezará a preguntarse, a entender, a desentender, y de pronto estas palabras le vienen bien. Ahora que me atreví a compartirlo con ustedes, también lo compartiré con mis seis sobrinas.)

Para Martina Amalia

Si te supieras niña
Te diría que sonrías
A cada momento
A todo ser vivo
Que obrando así sólo puedes ganar.

Somos espejo del mundo
Nos vemos en él,
Y de vuelta el-ella responde
Cantándonos
Mostrándonos el camino.

Enseñándonos a ver,
Si tan sólo abrimos los ojos
Y nos dejamos sentir miedo,
nos permitimos duda y tristeza.
Todo tiene un opuesto.
Sin uno no hay otro.

Si te sabes niña
Desde que naces
Hasta que te vas
Verás que todo es un juego.
De la amabilidad nacen
Todas las posibilidades.
Del amor nace el dolor,
Pero también crecen árboles
y emanan rayos de luz.

Debes saber que tu sonrisa
Abre puertas.
El aprendizaje nunca termina.
No eres mejor
Ni peor que nadie.
Eres tú.
Ver a los ojos,
Desde la misma altura
Es un regalo para ti
Y los ojos que te miran.

En esta Tierra extraña,
Cruel a veces
Y siempre hermosa
Saberte niña es la manera
La única manera…
De percibir los momentos de felicidad
Que alimentarán tu vida

Eres única e increíble
Porque eres tierra y mundo,
universo y estrella,
luz y oscuridad.
Eres tu madre y tu padre,
pero sobre todo eres tus alas.
Tus raíces.
El nenúfar que se mece con la corriente
Y no pierde suelo.

Sábete niña.
Es lo único que puedo decirte.
Y el mundo será fantástico para ti.

Te quiero siempre,

Nathalie

IMG_6481

Sin título

Si. No. Palabras. Opuestos. Contrarios. Laberintos. Conflictos. Confusión. Contusión.
Condena. Cadena. Café. Sin dulce. Un trago. Uno sólo. Amargo. Ácido. Quemadura. Fuego.
Temblor. Corazón. Lluvia. Frío. Fresco. Árbol. Frágil. Ladrillo. Golpe. Flor. Flor pisoteada.
Soledad. Uno solo. Gasolina. Muerte. Sensible. Manos. Picor en la frente.
Polvo en los ojos. Polvo en la mente. Vacío. Hueco. Sombra. Magnetismo.
Tijeras. Venas. Sangre. Tiempo. Azul. Cárcel. Cielo. Cielo. Cárcel. Asco. Moscas. Mierda.
Risas. Mocos. Lágrimas. Gente. Pluma. Tinta. Todo.

Nada.

20140708-135515-50115635.jpg

(Sin título o El agua que se evapora en los labios)

El vaso de agua entra rápido
Se siente fresco mientras baja por la garganta,
Pero se absorbe antes de llegar al estómago.

La sed.

La sed es absoluta.
Imposibilita el pensamiento.
Es difícil ser pretensioso cuando uno tiene sed.
Es difícil cualquier cosa.
Incluso ser.

Uno se arrastra por la aridez del paisaje
Sintiendo como la boca y las manos se cuartean,
Parten y sangran.

Pienso en la sed y busco agua.
Algo. Una gota.
Para mojar los labios.
Sentir el frío en mi lengua.
Sumergirme en ella.
Inundar mi mente.
Mojar mi vestido.
Flotar y saberme pájaro.

Tengo sed.
Mucha sed.
El vaso de agua es poco.

Deseo todas las lluvias.
Todas las tormentas.
Anhelo ser lago, río, mar.
Evaporar y caer.
Rociarlo todo.
Ser parte de todo.
Ser vida.
Intuición.
Instinto.
No más.

IMG_2711

Quiero demasiado.
Sed insaciable.
Sed egoísta.
Me tientas cada día
Llámandome con el rocío de la mañana.
Yo… yo quiero seguirte.
Pero no vuelo, como tú.

Soy cuerpo.
Esclavo de la gravedad.
Víctima de mi propio peso.

Las amapolas naranjas de Georgia

Tan……
Puro, entero, fuerte, seguro.
Tan naranja, tanto.
Que da miedo.
Asusta.
Ofende, casi.

Reina del color.
Que sabía mirar de cerca
Lo no evidente
La vida en lo inerte
La energía en lo estático
El valor de lo fugaz
La belleza efímera

Ese naranja femenino
Un poco sangriento
Ingrato
Dramático
Obvio
Un puño en la cara
Un rayo de luz
Sin ninguna duda
Sin avisar
Sin pedir perdón
Sin pedir amor.

¡Ay, ese naranja!
Un atrevimiento.
Un envidiable atrevimiento.
Naranja sinvergüenza
No puedo ni verte
De la rabia que me das.
(Te amo)

Amapolas, de Georgia O'Keefe

Amapolas, de Georgia O’Keefe