En-ye-sa-da

Intentando mantener los espíritus elevados, digo espíritus porque cada uno corresponde a una de mis variopintas personalidades, ando buscando subjetividades que me suban el ánimo. Debo anunciar que hasta el momento los intentos han sido fallidos. El consuelo que tenía lo había depositado en mi mano izquierda, a la cual ahora le ha dado por agotarse y empezar a temblar como niña que añora una taza de café (yo). Le estoy suplicando que aguante un poco más, pero se niega y ni siquiera le da la gana de mantener su orgullo gramatical y lo escribe todo mal.

Ayer me operaron y tengo la mano derecha enyesada. Me pusieron esos yesos blancos y pesados que yo pensaba no se utilizaban más. La mierda es que lo ajustaron mucho y la huevada está cortándome toda la mano. Genial! Entre esa y otras series of unfortunate events este día se ha vuelto meritorio de la canción Black Swan de Thom Yorke. “It’s all fucked up.”

Así que hasta que no me cambien el yeso, o me quiten los puntos, o me pongan café directo a la vena yo voy a seguir escuchando Black Swan y demás canciones Thomyorkescas que logran adecuarse siempre a mis circumstancias.

Thom Yorke – Black Swan

Thom