Males cotidianos

Bailarines, cantantes, sopranos, pintores, escultores, paracaidistas, fotógrafos, doctores….. frustrados. La frustración es una palabra desagradable. Suena a enfermedad, y tal vez lo es. (Psicólogos y doctores sentirse libres de corregir). Tengo frustración doctor, ¿qué me tomo? Ahí el doctor debería preguntar qué preferimos, ¿químico o natural?. Según el nivel de autoestima se elegiría uno u otro.

¡Químico!

Listo, tómese una Frustradil en la mañana, y una en la noche, antes de las comidas, durantes cuatro días.

(Mmmmm, no me convence) ¿Natural?

Grite. Puede hacerlo en una almohada para no alarmar a las personas que se encuentren próximas a usted, o gritar sin filtros y luego dar las explicaciones correspondientes como, había una araña, me acordé de alguien a quien odio, me mordí la lengua…  Después de la descarga debería sentir un alivio casi inmediato, aunque para mantener el efecto le recomiendo, no que vuelva a gritar, sino que busque el origen de su frustración. ¿Qué hace usted en sus momentos de soledad?

Mmmm, perder el tiempo en el internet.

¿Qué más? No tema, puede confiar en mí.

Bueno, pongo música a todo volúmen y canto como si fuera Maria Callas, y bailo como loca. Literal doctor, como loca. Creo que algunos de los albañiles que construyen la casa del frente me han visto, también el guardia. ¿Qué hago doctor?

Es un caso grave, Nathalie, de frustración. Veo muchos de estos todos los días, no hay de que preocuparse. A muchos con el tiempo se les pasa.

Es que yo no se si quiero que se me pase doctor. Sólo es desconcertante, irritante, me duele la garganta. Tengo un nudo.

Sí, entiendo. Síntomas claros de frustración. No se preocupe. Usted tómese las pastillas, son muy efectivas. Verá que dentro de un tiempo se siente como cualquier otra persona.

Salgo de la consulta con el ceño fruncido. Ya pagué los 40 dólares a la secretaria que me cobra sin alzar la mirada y que come chicle con la boca abierta. No se si me molesta más su indiferencia o el sonido cauchoso de su masticar. Me corroe la duda. Subo al ascensor dónde me encuentro con otros tres seres humanos con la misma cara de pendejos que yo. Llego al carro, prendo la música, le subo a toda y me pongo a cantar como sólo yo se hacerlo, como la prota de la telenovela, María Esperanza Rivera, a quien acaban de anunciar que el amor de su vida, Fernando José Galán, se ha casado con su archienemiga, la Katerina de los Cojones.  ¡Ahhhhhhh! ¡Qué injusta es la vida!

Nathalie bailando cuando está sola

Advertisements

One thought on “Males cotidianos

  1. Oh Nathalie, me conmueven tus historias y además me hacen reir! Te agradezco por escribir tan bien y poc compartir tu talento! TQM

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s